Invertir en Fondos Indexados

¿Cómo invertir en fondos indexados?

La opción de un fondo indexado es una estrategia para canalizar el ahorro. No obstante, sucede que mucha gente los desconoce. Por esta razón, suele ocurrir que muchos desaprovechan sus beneficios y oportunidades. En tal sentido, es necesario dar a conocer estos fondos.

Un de las ventajas de los fondos de tipo indexado es que implican menor actividad de su gestor. Es decir, son del tipo de fondos catalogados como “pasivos”. Por otra parte, se supone que la inversión es a largo plazo, teniendo en cuenta un índice financiero.

Qué son los fondos indexados

Cuando la gente consulta qué fondos son mejores para sus ahorros, suelen toparse con la respuesta de la alternativa “indexada”. Sucede entonces que es necesario aclarar en qué consisten estos fondos indexados, teniendo en cuenta siempre las características y necesidades del inversor.

Ocurre que los fondos indexados son aquellos que replican un “índice”, por eso se les llama “indexados”. Por ello, también es frecuente que les llame “fondos de índice”. Su intención es replicar, no batir, un índice versátil y así mantenerse en ganancia constante.

Las inversiones en fondos de modalidad indexada siempre son beneficiosas a largo o mediano plazo

No son competitivos en el corto plazo, ya que no logran enfrentar los índices del mercado en ese tiempo. Por el contrario, al replicar los índices se mantienen con ganancia en la larga duración.

Igualmente, hay que considerar que estos fondos siempre son coordinados por instituciones dedicadas a esta actividad, como los bancos. Hay que considerar que estos fondos suelen ser beneficiosos para quienes tienen un capital y no desean que se devalúe.

Ventajas y desventajas de los fondos indexados

Las inversiones en fondos de este tipo se han prestado a gran cantidad de especulaciones. Muchos afirman que son un tanto inseguros, otros que dan poca ganancia.

Ambas afirmaciones son exageradas, pues los fondos de variedad indexada ostentan bondades y desventajas.

En realidad, lo positivo y negativo de estos fondos depende de los requisitos del inversor. Por ejemplo, si se desea ganancia inmediata no son los mejores.

Ya hemos dicho que no están diseñados para el corto plazo, sino para el largo plazo. ¡Esto es algo siempre a tener en cuenta!

Como toda inversión a largo plazo, implica que se corren menos riesgos. También que necesita menos esfuerzo por parte del inversor y de la entidad que maneja el recurso económico invertido.

Tal y como indicamos, por esta causa se le considera una modalidad “pasiva” de inversión.

Sucede que, en virtud de lo antes mencionado, los fondos de este tipo son perfectos para quienes no pueden trabajar el capital.

¿Qué significa esto? El caso de personas que tienen una cantidad de dinero, pero no pueden trabajarlo: compra venta, bolsa y valores, montar un negocio, etc.

Para resumir este tópico, mostramos a continuación un breve listado con las ventajas y desventajas de los fondos de modalidad indexada. Es importante tener en cuenta estas bondades y aspectos no tan ventajosos antes de animarse a usar estos fondos.

  • Ventajas de los fondos de tipo indexado:
    • Dan mayor libertad en la gestión de la cartera.
    • Implican comisiones mucho menores por parte de las entidades que los manejan.
    • Logran análisis más detallados de la evolución de la inversión.
    • Pueden variar su índice bursátil.
  • Desventajas de los fondos de tipo indexado:
    • Al inicio, necesitan de una dedicación más alta. Con el tiempo, se va estabilizando, pero al inicio necesitan bastante atención.
    • La cartera se equilibra de manera manual, ya que hay que estar pendiente de los índices bursátiles del mercado.
    • Hay que elegir un banco que cobre bajas comisiones. Si esto no se hace, los fondos son poco redituables.
    • Si no se elige bien el índice bursátil, tampoco es redituable el fondo.

No cabe duda que el problema con estos índices está al inicio de los mismos. Hay que elegir bien el banco y los índices con los cuales se equilibra la cartera. Una vez hecho esto, la inversión se estabiliza y camina por cuenta más independiente. Eso sí, hay que vigilar la cartera recurrentemente.

¿Cómo invertir en Fondos Indexados? (Broker / Robo Advisor)

Para invertir en fondos de tipo indexado hay que tener en cuenta ciertas consideraciones.  Por ello, hacemos indicaciones y sugerencias al respecto en cinco pasos específicos:

Definir el tipo de cartera de inversión

Esto no es otra cosa que el porcentaje de renta variable (las acciones) y la renta (los bonos obtenidos por invertir). Es decir, definir cuánto invertir y cuánto ganar. Se trata de algo que depende de factores como:

  • La edad: a menor edad, más se puede invertir en el tiempo.
  • Nivel de riesgo: estimar cuánto dinero invertir en el fondo.
  • Tiempo de la inversión: estimar el tiempo que deseas poner tu dinero en el fondo.
  • Estabilidad laboral: si se tiene ingresos frecuentes se puede arriesgar más.

Hay otros factores, pero los que se acaban de indicar son los más recomendados a la hora de elegir estos fondos.

Elegir correctamente los índices de la cartera

Para ello, hay que saber los índices más usados para esta finalidad. En dado caso, sucede que existen dos tipos de índices para esta finalidad: los de “renta fija” y los de “renta variable”. Mostramos una lista con los más frecuentes en cada caso:

  • Índices de renta fija: MSCI World, MSCI World Small Caps, S&P 500, MSCI North America, MSCI Europe, MSCI Japan. Suelen ser del sector privado.
  • Índices de renta variable: P Morgan GBI Global Traded, Barclays Euro-Aggregate Bonds, Barclays Euro-Aggregate Corporate. Suelen ser bonos gubernamentales.

La elección de los fondos e índices implica la localización geográfica del inversor. A su vez, si los bancos manejan los índices deseados.

Escoger el banco/bróker

La elección del banco es un factor esencial al inicio de la inversión. Para ello, se dan las siguientes recomendaciones:

  • Las comisiones por custodia de cuenta: hay bancos que no las cobran, o con tasas muy bajas. Estos son los bancos ideales.
  • Buscar fondos indexados sin mínimo elevado: de este modo se juega más con la cartera. Además, que tengan comisiones bajas.
  • Un banco con buena referencia: por supuesto, hay entidades bancarias con mejor prestigio que otras en lo referente a fondos de variedad indexada.

Con los tres tips aludidos, se puede escoger un buen banco/bróker para invertir en fondos de inversión.  No olvidar que el banco es la piedra fundacional de esta actividad.

La inversión

Aquí la clave es: automatizar al máximo el proceso de inversión. La idea de estos fondos es que el inversor tenga que trabajar lo menos posible en ellos.  Sobre todo, cuando se necesita un proceso de inversión periódica.

Para lo anterior, lo mejor es que un porcentaje del bono de ganancia del bono pase automáticamente a ser invertido. Estas diligencias se ajustan con el protocolo del banco que se utiliza.

Reequilibrar la cartera

Consiste en mantener las proporciones y objetivos de la cartera inicial. Por ejemplo, si se tenía un 80% de renta variable contra el 20% de renta fija, hay que jugar con la inversión para esos porcentajes se mantengan.

Si no se hace el proceso de reequilibrar, los porcentajes y objetivos se salen de control. Esto hace que lo estimado en el fondo deje de cumplir las expectativas iniciales, lo cual es algo frecuente en los proyectos de inversión a largo plazo.

Gracias a estos cinco pasos ya sabes los aspectos esenciales para invertir en fondos de inversión. En dicho caso, nunca está de más alguna asesoría por parte de gente experta en finanzas y economía. Ten en cuenta que estos fondos implican un manejo un tanto sutil de las finanzas.

Cómo Tributa la inversión en fondos indexados en la Declaración de la Renta

Esta es una pregunta bastante frecuente. Sucede que los fondos indexados son diferentes a los ETFs, lo cual ocasiones confusiones en el público general. Si bien en ambos casos son destinos de inversión, sucede que implican ciertas consideraciones tributarias especiales.

¿Cuáles son las consideraciones antes mencionadas? Las indicamos brevemente en la siguiente comparación:

  • Los ETFs: son las inversiones típicas, que buscan estar por encima de los índices bursátiles y generar ganancias con celeridad. Prácticamente funcionan como acciones en lugar de fondos, por lo que su fiscalidad es idéntica a la de un título bursátil.
  • Los fondos tipo indexados: tributan en el segmento catalogado como rentas de ahorro. Específicamente, entran en lo referente a ganancias y pérdidas patrimoniales. Por tanto, no generan impuestos hasta que se solicite el reembolso del fondo.

¿Qué ventaja tiene lo anterior? Simple: sucede que el inversor no tiene que pagar impuestos mientras su capital esté dentro del fondo. En dicho caso, solo se paga tributos por los bonos o ganancias que se van obteniendo gracias a la inversión.

Esta última es otra de las ventajas de los fondos de este tipo. Al usarlos correctamente, se obtienen beneficios a largo plazo y hay menos gasto fiscal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba