Diferencia entre créditos y préstamos

Por lo general cuando se habla de préstamos y créditos la gente piensa que son la misma cosa, sin embargo existen algunas diferencias que es importante conocer.

Los bancos y empresas financieras ofrecen múltiples opciones de financiación, entre las que destacan precisamente los créditos y préstamos. Son productos financieros destinados a particulares y empresas, no obstante, en ocasiones no hay una clara diferencia entre lo qué es un préstamo y un crédito, especialmente cuando se tienen distintas formas de acceder a la financiación requerida.

A continuación te hablaremos sobre la diferencia entre créditos y préstamos, así como otros aspectos a considerar al momento de optar por una u otra opción.

📗 Definición: ¿Qué es un crédito?

Se conoce como crédito a la cantidad de dinero que tiene un límite establecido y que es concedida por una entidad financiera a un cliente. Su característica principal es que la persona que recibe el crédito no puede disponer de esa cantidad de dinero al inicio de la operación.

El crédito entonces se utilizará en función de las necesidades de cada momento, ya sea mediante una cuenta o una tarjeta de crédito. En otras palabras, el banco o la empresa financiera irán realizando entregas parciales del crédito cada vez que lo requiera el cliente.

Respecto a los intereses, el cliente únicamente paga por el dinero que utiliza, no obstante que por lo general se cobra también una comisión por el saldo no disponible. Conforme el cliente va devolviendo el dinero del crédito, puede disponer de una mayor cantidad, pero sin sobrepasar el límite del crédito.

📘 Definición: ¿Qué es un préstamo?

Por su parte, un préstamo es toda aquella operación financiera donde un banco, empresa o incluso una persona, entrega a otra a una determinada cantidad de dinero fija al inicio de la operación.

En este caso la condición es que el prestatario tiene que devolver esa cantidad de dinero, sumada a los intereses establecidos en un período de tiempo especificado.

La devolución del préstamo, a la cual se conoce como amortización, se lleva a cabo a través de cuotas regulares, que pueden ser mensuales, trimestrales o semestrales, durante el plazo de devolución estipulado. En consecuencia, un préstamo de estas características tiene un ciclo de vida que se determina con antelación y los intereses en base al monto total que se ha prestado.

📢 Diferencias entre créditos y préstamos

Para los clientes, la diferencia más notoria entre préstamos y créditos es que por un lado, un préstamo proporciona acceso a todo el dinero que se solicita desde el momento que se concede, mientras que con un crédito se puede solicitar dinero siempre que se tenga una necesidad de liquidez.

Recibir un préstamo es como abrir la cartera y descubrir que se tiene todo el dinero que se necesita; con un crédito lo que se trata es de ir retirando dinero de forma gradual, únicamente cuando hay que tenerlo y sin que se deba utilizar todo el dinero disponible.

Diferencia entre prestamos y créditos

Por otra parte, la manera en la que se accede al dinero igualmente determina la cantidad de interés que el cliente tiene que pagar por la financiación. En este sentido, la diferencia entre un préstamo y un crédito tiene que ver con que en un préstamo se pagan intereses por todo el dinero que se recibe.

En un crédito sin embargo, el cliente paga intereses únicamente por el dinero que utiliza, no por la cantidad de dinero o de crédito que se le ha concedido.  A pesar de ello, existe la posibilidad de que el cliente tenga que pagar un cargo por la cantidad de dinero no utilizada.

También hay diferencias con respecto al plazo de devolución, ya que en un préstamo el plazo de amortización es mucho más amplio, usualmente de años, lo que significa que también se deben pagar intereses más altos.

Ahora bien, la forma en la que un cliente devuelve el dinero recibido también es diferente en un préstamo y en un crédito. En un préstamo, cuando el cliente ha liquidado todo el dinero adeudado mediante cuotas mensuales, la operación se cierra y no hay posibilidad de solicitar más dinero a menos que el cliente solicite un nuevo préstamo.

En el caso de un crédito, la línea de financiación se renueva cada año para que se pueda continuar utilizando cada vez que sea necesario. La forma más común de acceder a este tipo de financiación es mediante una tarjeta de crédito.

En cualquier caso, un préstamo es adecuado cuando se tiene que realizar un gasto importante o cuando se requiere una cantidad de dinero. Un crédito por el contrario, es adecuado para gastos puntuales que surgen de forma inesperada.

⚠️ Precauciones antes de pedir financiación

Cuando se trata de préstamos y créditos, la realidad es que las ofertas son interminables. Tanto bancos como empresas financieras constantemente dicen tener la mejor financiación con las mejores condiciones. Sin embargo, es muy importante tomar todas las precauciones necesarias antes de solicitar un préstamo o un crédito.

Aunque una oferta parezca muy atractiva, en el fondo puede esconder intereses demasiado elevados o penalizaciones que los solicitantes simplemente pasan por alto. Hay muchos aspectos que se deben considerar para tener la certeza de que se está contratando el préstamo o el crédito que mejor satisface nuestras necesidades.

🔎 Analizar más de una opción

Nunca debes inclinarte por la primera oferta de crédito o préstamo que veas anunciada en la televisión o en Internet.

Al igual que con cualquier producto financiero, un préstamo o crédito requiere de la comparación precios y del costo total de la financiación, teniendo en cuenta el interés a pagar, así como cualquier otro cargo y por supuesto, el plazo de vencimiento.

Tu banco puede decirte que ofrece tasas preferenciales a los clientes actuales, sin embargo es posible que encuentres préstamos o créditos más baratos en otros lugares si haces un poco de investigación.

Una forma rápida de comparar préstamos es utilizando precisamente un comparador de préstamos online. Simplemente debes indicar la cantidad que necesitas, el plazo de devolución y para qué necesitas el dinero. Luego de proporcionar otra información adicional, un comparador de préstamos te mostrará todas las ofertas disponibles con los parámetros indicados.

📜 Leerse el contrato

Leer el contrato de un préstamo o un crédito es fundamental antes firmarlo, ya que de lo contrario podemos llevarnos una sorpresa desagradable. En el contrato se pueden encontrar términos que simplemente no se pueden pasar por alto, como el caso de la TIN, que es el Tipo de Interés Nominal.

El TIN es un indicador que te permitirá saber cuál es el porcentaje de la cantidad solicitada que deberás abonar en intereses. Si tu préstamo es de 10.000€ y la TIN es de 5%, significa que tendrás que pagar 500€ de intereses en el plazo acordado.

Muchas financiaciones también incluyen comisiones de apertura, cancelación, estudio, mantenimiento, etc., que se suman al coste final del préstamo.

💰 Cuotas de devolución viables

Además de lo anterior, también es importante tener en cuenta que el préstamo o el crédito permitan tener cuotas de devolución viables. No debemos olvidar que el dinero solicitado se abona en un solo pago llegada la fecha de vencimiento.

Puede ser entonces que se tenga un pago periódico sin intereses o un pago periódico con intereses.

Cualquiera que sea el caso, es fundamental optar por una financiación que permita abonar el dinero prestado a través de cuotas que resulten cómodas y que no sean imposibles de solventar.

📅 Plazo máximo de devolución

El plazo máximo de devolución es el período de tiempo límite que tienes para devolver todo el dinero que el banco te presto, sumado los intereses.

Los plazos máximos pueden variar en función de la cantidad solicitada, así como de la entidad que concede la financiación. Si se trata de un préstamo rápido, lo usual es que el plazo máximo sea de 30 o 60 días. Si es un préstamo personal, donde se puede acceder a cantidades de entre 6.000 a 60.000€, el plazo máximo para devolver el dinero puede ser de 48 a 96 meses.

Es importante considerar el plazo máximo de devolución ya que al conocerlo se puede determinar sí se tendrá la suficiente solvencia económica para, llegado el momento, liquidar el adeudo.

📈 Posibles intereses

El tipo de interés es un aspecto vital, pero también es necesario considerar las comisiones y los productos vinculados. Con frecuencia vemos préstamos al 0% y pensamos que esa es la mejor opción, sin embargo sucede todo lo contrario.

Si bien un préstamo con 0% no genera intereses a favor del banco, no significa que no esté libre de costes. Se sabe incluso que una financiación al 0% puede ser mucho más cara que un préstamo al 5 o al 6% de interés, todo ello como consecuencia de las comisiones y de los productos vinculados que lo vuelven más caro.

También es importante tener en cuenta la TAE, que es la tasa anual equivalente en la que se integran el tipo de interés nominal, las comisiones, así como el plazo de la operación.

Diferencia entre créditos y préstamos
3 (60%) 2 votos

¿Quieres dejar un comentario?

 

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan en el formulario de comentario es exclusivamente usada para gestionar y moderar los comentarios que realizas en este blog.

•Responsable: Alfonso Álvarez de Perea Moyano.
•Finalidad: Moderación de comentarios.
•Legitimación: Gracias a tu consentimiento.
•Datos alojados en Webempresa Europa S.L. (Política de privacidad Webempresa)
•Tienes derecho al acceso, rectificación o eliminación de tus datos en info@elcofredeldinero.com.
•Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.
🔔 Sígueme en redes sociales 👇

Twitter | Facebook | Instagram | Google+